PATRIMONIO INMATERIAL

VIÑAS PATRIMONIALES DE CEPAS TRADICIONALES:

El territorio denominado valle del Itata está situado en la zona del secano interior y costero de la provincia de Ñuble, a unos 400 kilómetros al sur de Santiago. Administrativamente, comprende las comunas de Quillón, Ránquil,Portezuelo, San Nicolás, Coelemu, Trehuaco, Ninhue, Quirihue y Cobquecura,las que en conjunto albergan aproximadamente 14 mil explotaciones agropecuarias que concentran más de 100 mil hectáreas de cultivos vitícolas,representando casi el 50% de las explotaciones vitícolas de Chile. 11078013_468338169984579_8848230022192093067_o

La actividad vitícola tiene presencia histórica en el territorio desde inicios del siglo XVII, cuando las misiones jesuitas introdujeron las primeras cepas moscatel de Alejandría en la histórica hacienda Cucha-Cucha, cuya subdivisión posterior dio nombre a diferentes localidades de la actual comuna de Portezuelo, como Cucha-Urrejola, Cucha-Cox y Cucha del Carmen.
La particular densidad histórica y geográfica del valle del Itata en materia vitivinícola, invisibilizada por volúmenes de vinificación que no superan el 3%  de la producción nacional, permite anticipar la existencia de viñas centenarias
y de un acervo de conocimientos y prácticas vitivinícolas como los hay en pocos lugares del país y que han debido sortear importantes transformaciones
agroecológicas, tecnológicas, políticas, socioeconómicas y culturales desde los
años sesenta del siglo pasado, hasta el presente.

La antigua estancia del Itata….Cucha Urrejola..el origen de los cepajes tradicionales en Chile

cucha urrejola

En el asiento de su nombre, fue vasta propiedad de los De la Barra, que el capitán Ventura de Lerma y Castillo, encomendero, vecino de Concepción, legó a los jesuitas en el primer cuarto del siglo XVIII, avaluada entonces en ocho mil pesos. En el remate de las temporalidades de los jesuitas, el 15 de marzo de 1775, fue adquirida por AJejandro de Urrejola y Peiialoza, fundador de esta familia en Concepción. Había casado con Isabel Leclerc de Vicourt. Tanto él como sus hijos fueron realistas, y la hacienda y lms casas fueron teatro de guerrillas y combates en la época de la Independencia. Triunfante la revolución, la hacienda de Cucha-Cucha fue confiscada por las armas de la República y entregada a Ramón Freire y Serrano, en compensación por los servicios militares que había prestado. Reivindicada más tarde, bay constancia en documentos de la forma generosa y gentil en que el general Freire, entonces Pr«$identc de la República, se allanó a cumplir las resoluciones judiciales sobre esta materia 14. La hacienda fue heredada por Francisco de &rja Urrejola y Vicourt, casado con María del C’lrmen Díaz Lavanderos. Dos Urrejola Lavanderos se asignan Cucha-Cucha: Juana Paula, casada con Agustln Méndez, y Gonzalo. Loreto Méndez Urrejola, casada con Guillermo Cox BUlitillos, hereda la hijuela conocida después como la hacienda

ESTANCIA CUCHA

Cucha-Cox. Gonzalo Urrejola Lavanderos hereda una hijuela de la original, que corresponde más o menos a la mitad de ella, mil 230 cuadras. Casó con Tránsito Unzueta Rioseco. La hacienda CuchaCucha Urrejola se divide en dos hijuelas, según su testamento otorgado en Concepción ante Peña, el 7 de enero de 1879. Su hijo Gonzalo Urrejola Unzueta hereda una hijuela que corresponde aproximadamente a unas tres cuartas partes de la anterior, o liea, 975 cuadras. Las restantes 1m; hereda Domitila UrrcjaIa Unzueta, primera esposa de Tomás Menchaca Sanders, dando origen al fundo conocido por Cucha Menchaca; éste lo heredó Beníamín Menchaca Urrejola, casado con Inés Herrera Unzueta, siendo su actual propietaria (1986) Cannen Menchaca Herrera de LanaíD. Cucha-Cucha Urrcjola, que comprendía la mayor parte de la primitiva hacienda, la mantuvo por vida Gonzalo Urrejola Unzueta, senador, ~tinistro de Estado. etc., casado, y sin hijos, con su prima Clara Unzueta. Este extendió testamento cerrado con fecha 14 de enero de 1938, instituyendo herederas universales a sus sobrinas: Cannela Moroira Urrejola de Cnriola; Sara Morcira Urrcjola de Barros e Isabel enchaca Urrejola de Campos. Falleció Gonzalo Urrejola Unzueta el 17 de marzo de 1940. Los herederos ‘Señalados se adjudicaron la hacicnda Cucha-Cucha, la que permaneció en SlI podcr y en el de SllS sucesores hasta ser expropiados por la Corporación de la Reforma Agraria, ‘Según acuerdo NQ 2055, de 13 de agosto de 1973 I~. Posteriormente, el año 1978, la Corporación indicada dejó sin efecto el acuerdo de expropiación y devolvió a los propietarios una exclusión de 500 hectáreas que correspondían aproximadamente a un cuarto del total. Los herederos la vendieron a José Giner. El resto fue entregado a los inquilinos y tralaqadores por la Corporación de la Reforma Agraria, previa renuncia sin indemnización de los propietarios. (ref:” El Corregimiento despues  partido del Itata”, de Fernado Campos Harriet/1600-1786-1818)

Asi mismo se señala….La histórica hacienda de Cucha Cucha,antigua temporalidad Jesuita y destacada como estancia tipo en el Valle del Itata,es la mas ilustre.Los jesuitas adquirieron,ya sea por compra o por herencia,grandes haciendas en terrenos cercanos a Concepción,a las que dotaron de una infraestructura de molinos,viñas y animales.En el remate de las temporalidades de la Compañía de Jesús,el 15 de Marzo 1775,fue adquirida por Alejandro Urrejola y Peñaloza,fundador de esta familia en Concepción.

Realistas en la independencia,la hacienda fue escenario de combates y guerrillas.Expropiada entonces, fue devuelta,tras largo juicio por el general Ramón Freire a la Familia Urrejola,en