LA GENTE Y SUS TRADICIONES


03

Historicamente pueblo de Portezuelo otorgó hospedaje a los viajeros que iban a Concepción para comercializar sus productos.

Por el movimiento permanente se generó una actividad comercial y agrícola de mucha importancia. Así el pueblo y sus alrededores cumplió un papel económico y por eso legitimaba sus existencia.

Con los años y con la construcción de la Carretera Longitudinal Sur, hizo que los viajeros tomaran esa ruta y desecharan otros pasos.

Desde entonces, la actividad general comenzó a decrecer, porque los habitan­tes comercializan y compran productos en Chillán, con 33 kilómetros de recorrido, a través del puente El Ala. En momentos en que el puente estaba destruido el recorrido era de unos 55 kilómetros tomando cualquiera de las dos vías alternativas que existían en Portezuelo – Puente El Ala – Puyaral ó ya sea  Portezuelo -Tres Esquinas – San Nicolás.

La producción se basaba en la lenteja y la villa que constituye el cultivo permanente.

De las obras más destacadas de su encomendero Rodrigo Durand de Martel, debe señalarse la introducción en la zona de la cepa de uva italiana, más conocida por los productores agrícolas como uva Italia.

Toda la comuna es de secano interior, de topografía ondulada y fuertemente quebrada, como lo indican los estudios realizados al respecto por ingenieros agróno­mos. Se señala que el riego artificial es muy escaso. La calidad de los suelos es muy li­mitada siendo mayoritariamente suelos de origen graníticos, muy erosionados.

Los sistemas de tenencia de la tierra son la pequeña propiedad y las sucesiones.Lo que no cultivan los campesinos por falta de insumos, se deja en descanso formando praderas naturales, bosques y montes.

Se observan algunas plantaciones de pino, los que son explotados cada 30 años aproximadamente. Pero son pequeños predios destinados a este cultivo.

En el pueblo las personas cultivan una huerta familiar y árboles frutales que destinan al autoconsumo.

Los animales eran más bien son escasos y por lo general los campesinos tienen una yunta de bueyes y un caballo para el cultivo de la tierra y el transporte; unos dos cerdos y entre 10 y 12 gallinas ponedoras.

También poseen algunos corderos, pero es difícil su subsistencia, por la esca­sez de tierra y forraje.

Los vecinos cultivan en sus pequeñas propiedades trigo, el cual es consumido por la familia como pan amasado, harina tostada y tortillas de rescoldo. En cambio el vino y la lenteja se destinan a la venta.

04Aparte de estos cultivos los portezolanos trabajan en artesanía con paja de trigo en la “cuelcha”, que posteriormente es utilizada en los sombreros ó “chupallas” pa­ra protegerse del sol en el verano cuando hay que vendimiar o cosechar la lenteja.

Las mujeres y los niños realizan trabajos temporales en la época de cosecha de la uva y también en la recolección de la rosa mosqueta.

Para efectuar el trabajo de la tierra el jefe de hogar se hace ayudar por los hijos mayores de 15 años (que han desertado de la educación) y las personas que viven de allegados. En ciertas actividades agrícolas requieren de mucha mano de obra tales como la cava y recava de los viñedos y en las trillas a yegua del trigo.

Por otra parte, se cultiva en la tierra una chacra en que se siembran porotos y maíz, lo que sirve para “comer en verde” y guardar para la temporada invernal.

El vino cumple un rol de intercambio y es cosechado y elaborado por los pro­pios portezolanos. Luego es guardado en pipas de 350 y 400 litros. La venta se reali­za en sus casas o bodegas o bien es envasado y transportado hasta Chillán o Santiago, porque tiene un buen prestigio entre los consumidores.

Los grandes fundos que se enmarcan en los alrededores de Portezuelo centran su actividad en la explotación de viñedos y han experimentado un crecimiento en cuanto a cantidad de fundos oferentes de vinos.

977155_386244941496192_294916856_o 331406_339284102772529_1770722006_o 337522_339283796105893_1621558188_o 223117_477577988943139_552597132_n

El personaje que marco la existencia de un pueblo…Padre Ricardo Sammon.

El sacerdote llegó hacia 1957 a Portezuelo primero como vicario cooperador y luego fue nombrado en propiedad para asistir a los feligreses de la comuna por su congregación, la de los Padres de Maryknoll, norteamericanos.
Desde aquella época en que evangelizaba y formaba a los campesinos a lomo de caballo, pasaron más de 50 años, por lo que su obra pastoral ha sido un legado impresionante para los habitantes.
Una tesonera labor que ha ejercido con mucho sacrificio y amor este sacerdote. El mismo ha sido gestor de diversos adelantos para su pueblo y comunidades vecinas. Entre las que se recuerda está aquella de la gestión para la habilitación de pozos para el agua potable.

También fue un formador de juventudes, ya que dirigió el liceo y múltiples escuelas básicas de las comunidades. Donde no llegaba la educación por escasez de medios, el sacerdote logró los medios necesarios y habilitó escuelas para los niños campesinos.
Portezuelo siente orgullo de tener en su historia, un párroco con estas cualidades de esfuerzo, creatividad y colaboración con los habitantes más necesitados.

Padre Ricardo Sammon

Padre Ricardo Sammon

Como reconocimiento a su labor sacerdotal y educativa,  recibió múltiples beneplácitos y también la nacionalidad chilena.
Sin embargo, el año 2007 lo vio partir, dejando sus restos eso sí, en su querido y amado pueblo, que lo recordará por siempre.

Los comentarios están cerrados.